Las consecuencias de la legalización de la marihuana

Uno de los mayores temores de los Estados es que la legalización de la marihuana induzca a un consumo masivo de ella. No obstante, esta tesis parece que no se sostiene.

 

Tres razones por las que creemos que la legalización no induce a un mayor consumo

 

  • En primer lugar, señalar que, por ejemplo, en España resulta ridículamente fácil obtener cannabis. Prácticamente en cada esquina de Madrid hay un camello dispuesto a pasar droga. Lo cual si es un peligro porque el consumidor no conoce realmente que le están pasando, ni con que ha sido cortada esa droga.

 

  • En segundo lugar, porque muchos adolescentes empiezan a fumar por ser algo peligroso y guay. No obstante, una droga legalizada pierde este efecto de atracción. Si hasta el más (permítanme la expresión) pringado consume, ya no es guay el que si lo hace.

 

  • En tercer lugar, el trato habitual con las drogas permite un mayor control. Por ejemplo, el caso del alcohol es evidente. Una persona cuando empieza a beber bebe rápido y mucho, de tal suerte que al final o acaba vomitando o con una intoxicación etílica. Sin embargo, quien ya ha bebido varias veces sabe controlarse y rara es la vez que acaba vomitando.

 

No obstante, hay más ventajas a parte de que el consumo general se reduciría. Por ejemplo, se acabaría rápidamente con la mafia quien es quien controla todo el negocio del narcotráfico. Dinero que no solo se emplea en la compra venta de drogas, sino en la prostitución y la trata de blancas.

Señalar que, además, legalizar la marihuana haría que este dinero negro pasará a ser un dinero limpio y se crearía una nueva industria en el país que daría lugar a la creación de cientos de puestos de trabajo.

 

El caso de Uruguay

 

Sin embargo, y a pesar de que la legalización sea algo positivo, muchos se amparan en el temor del consumo generalizado. Por demostrar que esto no es así, conviene señalar casos como el de Uruguay en que el consumo procedente del tráfico de drogas ha bajado un 18% en los últimos 4 años, pese a las dificultades que tiene que afrontar el consumidor para comprar marihuana en las farmacias.

Señalar también que la droga sea de calidad y sana, dentro de ser una droga, es motivo suficiente para la legalización, ya que son muchos los consumidores que han tenido que fumar trazas de otras drogas, como, por ejemplo, la cocaína.

Por todo ello, si atendemos a la realidad y no a temores infundados podremos observar que cada vez son los países que se abren a que el cannabis sea legal. No obstante, todavía queda mucho por hacer, pero se está avanzando en el buen sentido.

Pablo Rubialez

Bloggero con más de 10 años de experiencia en el mundo del cannabis. Me apasionan las semillas y espero poder ayudaros a que os gusten tanto como a mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *