G-13

Para conocer la historia de esta variedad debemos imaginar que estamos en una película de ciencia ficción. Os cuento, según dicen, allá por los años sesenta en Estados Unidos, algunos departamentos y agencias gubernamentales como el FBI y la CIA decidieron reunir a bastantes expertos del cannabis para intentar crear la cepa con mayor potencia jamás vista en todo el mundo. El resultado de estos ensayos e investigación fueron 24 variedades enumeradas correlativamente desde la G-1 hasta la G-23, cada una de ellas con particularidades que las hacían únicas.

Se dice y se cuenta, que la G-13 es la planta más potente de esa lista. De ahí, que Nevil Martin Schoenmakers, un excelente cultivador australiano muy conocido por funda el primer banco de semillas del mundo (The Seed Bank), se propuso y consiguió hacer llegar esta variedad a lo largo de todos los Estados Unidos. En la década de los noventa su fama ya era mundial y aún fue a más cuando apareció en la conocida película American Beauty. Es una cepa que debemos probar solo por el misterio que la envuelve además de por su sabor y potente efecto.

 

OG Kush

Estamos ante una de nuestras variedades preferidas, os presentamos a la gran OG Kush. Aunque todavía no se sabe a ciencia cierta quien ha sido el artífice de darle el nombre a esta variedad, hay teorías que circulan de todo tipo. Por ejemplo, se piensa que OG le debe su significado a Ocean Grow y en cambio, hay muchos que dicen que su nombre proviene de Original Gangster. Sea como sea, esta variedad enamora por sus grandes cosechas y no importa de dónde proceda su acrónimo.

En el valle de San Fernando, muy cerca de Los Ángeles y tras tres generaciones de estabilización de la cepa nace por fin OG Kush. Si hablamos de los cruces utilizados hasta obtener este magnífico ejemplar, sus orígenes la vinculan a la Chem Dawg, aunque algunos discrepan y creen que es fruto de un cruce de una Chem Dog con una Lemon tailandesa y una Kush de origen paquistaní. Si queremos potencia, estamos ante una de las opciones más potentes del mercado con un THC del 24% y un CBD del 0,23%. Dinafem posee la cepa más valorada y es una de las plantas más cultivadas por todo el mundo.

 

AK-47

Esta magnífica variedad debe su nombre al inventor ruso de una de las armas de asalto más potentes del ultimo sigo, el Kaláshnikov. Su nombre va a juego con la potencia de su efecto, algunos expertos comentan que es como disparar un tiro de esta prodigiosa arma que pasara a la historia.

Si a alguien hay que atribuirle el mérito de semejante ejemplar es al banco de semillas Serious Seeds. Lograron conseguir la AK-47 con la mezcla de cuatro cepas muy diferentes obtenidas de Colombia, Tailandia, Afganistán y México. En 1992, se produce un salto cualitativo de esta variedad y empieza a recibir multitud de premios y se reconoce la gran labor de este banco. Todavía hoy en día, es una de las cepas preferidas por la mayoría de cultivadores por su impresionante efecto y su aroma intenso.

 

Moby Dick

Continuamos con una variedad que hace las delicias de cualquier cultivador y que debe su apodo a la obra de Herman Melville, debido a que aquellos que la han probado, dicen que su efecto es como un coletazo de aquella enorme ballena asesina.

Dinafem es el responsable de tal obra de arte y para ello, realizo un cruce entre Haze y White Widow, dos de las plantas más conocidas y cultivadas sin ninguna duda. La producción de esta maravillosa cepa es muy abundante y su potencia no dejara indiferente a nadie pudiendo alcanzar un THC del 21% en condiciones óptimas. Una elección muy acertada si queremos calidad y cantidad.

 

 

Skunk

Para concluir con nuestra lista, no podía faltar una de las genéticas más conocidas en todo el mundo. Skunk es sin duda, una de las cepas más consumidas y cultivadas desde los años setenta. Su nombre viene del inglés y significa mofeta, este apodo es por su potente olor que no deja indiferente a ningún cultivador. Además, se pueden apreciar cierto toque a limón, especias algo picantes y madera de sándalo.

Fue creada en California por un famoso grupo de cultivadores llamados Sacred Seeds, y el líder de este grupo era Sam The Skunkman, ya sabemos el por qué. En la actualidad, la cepa que más peso ha cogido ha sido la desarrollada por Sensi Seeds, la famosa Skunk#1. Aunque la mayoría de Skunk que se encuentran en el mercado son una garantía de calidad.